miércoles, febrero 29, 2012

Código de colores

El agua del grifo de Francia no tiene mal sabor. Supongo que para muchas de vosotras que ocurra eso debe ser lo normal. Para mí, que me he criado en mi chiquiisla, es raro, porque el agua del grifo sabe a cal.
Ya me había acostumbrado a comprar los botellas de agua mineral en el super y esto de beber directamente del grifo es toda una novedad.
Los niños mayores tampoco están acostumbrados y cada vez que tenían ser empleaban un vaso diferente, con lo cual, cuando iba a fregar los platos había 27.000 vasos (sospecho que en Palma bebían "a morro").
A raíz de todo esto a papá se le ocurrió comprar vasos de colores y que cada uno tuviera el suyo y hacerse responsable de él (eso significa lavarlo si hace falta). Y así, además, lo de los colores aprovecharlo para tenerlo asignado y ser siempre el mismo y a la hora de hacer un planning o cualquier otra cosa ya sabemos que color es cada uno.
Así, papá es azul, mamá rojo, el nº 1 es lila, la nº 2 naranja, el nº 3 verde y el nº 4 amarillo.
Pensamos que quien sacaría más partido de eso sería el niño número 3 porque podríamos explicarle cosas, establecer propiedades (el coche de papa es azul, el delantal de mamá rojo,...)
Sólo se lo explicamos una vez y lo cogió al vuelo, a partir de ahí todo era del color de alguien y lo repetía sin cesar. Las bolas de sus juguetes ya no son rojas y verdes, son mamá y Caku (que es él, misteriosamente).
Al principio nos hizo gracia y le íbamos preguntando colores y el decía "papá", "tete", "Caku", ...
Después pasó que si el comía tenía que ser en un plato verde, los coches amarillos pasaron a ser automáticamente del niño nº 4, el patito de la bañera, también. Si cogía un globo en algún restaurante siempre era verde y le traía a su hermano uno amarillo y hasta nos reñía si alguno bebía en un vaso de otro color.
Pero la cosa ya se puso seria cuando un día, después de comer pidió un yogurt de postre y se lo dimos.
Se puso a llorar diciendo "papá, papá" y no entendíamos que pasaba.
¿Que papá se lo de? No
¿Que papá se lo coma? No
......................
Al final (pero muy al final) y gracias a que la niña nº 2 sacó otro yogurt de otro color y el peque gritó "Caku" (o sea, él) entendimos que el yogurt de la niña nº 2 era verde (es decir, suyo) y el que le habíamos dado a él era azul (osea, de papá)
Y es que creo que hemos creado un monstruo, jajaja



Reedito: Dos meses después, por fin le sacamos partido a lo del código de colores y ahora sus juguetes van marcados con cintas de su color para saber cual es que quien.


7 comentarios:

  1. Que gracia lo de Caku, a mí tu niño numero 3 me encanta.. con esos ojazos que ha sacado al hermano del primo de tu suegra... jejejejee.
    No se mucho, pero imagino que con el tiempo se le pasará... Besazos.

    ResponderEliminar
  2. El agua del grifo de mi casa viene de una fuente y siempre me la bebo. Tengo esa costumbre, que cuando residía en Santo Domingo, alguna vez se me olvidó y la lié parda xDDD

    ResponderEliminar
  3. jajaj qué gracioso oye. Lo bueno es que lo entendió desde el principio jjajj. Ahora sois colores!!!

    ResponderEliminar
  4. que gracioso!
    Yo me he sentido identificada con el nº1, lila, mi servilletero era lila (cada uno én casa tenía su color) por favor, nunca le digas "lila que a los tontos espabila"

    ResponderEliminar
  5. Jajaja!!!! La idea es buena lo que pasa es que puede que num. 3 sea demasiado pequeño para usarla con sentido común.

    ResponderEliminar
  6. ja,ja.... osea que el niño numero 3 solo come las cosas verdes??? me parece que te acabas de complicar mucho la vida...

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...