jueves, marzo 15, 2012

La foto/historia de Mary

A LOS NIÑOS ESPECIALES




Mi vida está marcada por dos acontecimientos muy especiales: El nacimiento de mis dos hijos. El primero, pues como cualquier madre primeriza, super ilusionada y en fin una experiencia fuera de lo normal y el segundo me marcó aún más.

El embarazo transcurría normalmente, con sus ecos y sus revisiones periodicas normales, hasta que en una ecografía ya estando de 27 semanas, vieron algo fuera de lo normal , uffff madre mia que mal se pasa cuando te dicen algo así. Siempre piensas en la posibilidad, pero nunca llegas a creer que le puede tocar a tu hijo.
Pues sí, algo no iba bién según la ecografía normal y decidieron hacerme una amiocentesis, madre mia yo no estaba preparada para ello y creo que ninguna madre lo está pero en ese momento piensas: bueno, que sea lo que Dios quiera y adelante.
Después de realizarmela pasaron 15 días hasta que me dieron el resultado, quince dias que no se los desearías ni a tu peor enemigo, mi vida se convirtió en un llanto continuo, no soy una persona muy llorona pero simplemente tenia ganas de llorar. Miraba a mi hijo mayor y no podía contener las lágrimas, me despertaba llorando en plena noche cuando conseguía dormir algo y me planteé la posibilidad de que fuese a tener un NIÑO ESPECIAL. Pienso que Dios te premia si te manda uno de estos niños puesto que empiezas a ver la vida desde otro punto.
Yo estaba decida a seguir adelante, y en esos días alguien se tomó la libertad de opinar por mi y decirme "pues para mí tú eres una egoista si piensas traer ese niño al mundo. Piensa en que vida le va a esperar y cuando tú no estés menuda herencia le vas a dejar a su hermano" esas palabras cuando lo pienso aún resuenan en mi cabeza yo casi no podía articular palabra, desde entonces para mi las cosas ya no son iguales.
Al final mi hijo pequeño nació bien, simplemente fué que el nene era mas grande de lo normal y casi no tenia sitio en la tripa, simplemente nació con una torticolis gestacional que le provocó esa chafadura en la parte trasera de la cabeza y le pusieron un casco para corregirlo y cada vez que veo esa foto esa carilla y esa sonrisa no puedo evitar recordar aquella frase y pensar que hay personas en este mundo que estan por que tienen que estar y que se les llama personas aunque no tengan sentimientos.
Esta historia se la dedico a todos esos niños especiales y a todos esos padres que un dia pasaron quizá por lo mismo que yo.


15 comentarios:

  1. Yo también pasé por esos 15 días interminables, donde la cabeza te va a dos mil por hora y no tienes ganas de nada simplemente estas triste y llorosa. También he de confesarte que fué innecesaria tanta angustía todo porque el triple test salió alto (cuando es bien conocido que ese test da error constantemente, que se lo digan a mi prima que le salió correcto el test y después nació Javier una belleza de niño pero sindrome down), osea que tu historia nos hace ver que a nuestro alrededor hay personas que nos pueden hacer mucho más mal que el resultado de una prueba.
    Un besazoo y me gusta tu historia porque es un enseñanza para todos. Un beso.Amelia.

    ResponderEliminar
  2. Mira, ya me has enseñado algo más, había visto niños con ese casquito pero no sabía el motivo... Me alegro muchísimo de que el niño viniese bien, pero estoy segura de que si le hubiese pasado algo que le hiciese tener necesidades especiales, estaría estupendo también...

    Yo nací bien y a los 6 añitos me quedé sorda, y a día de hoy no hay quien me quite de la cabeza que la base de una buena vida para alguien que necesita ayuda es tener unos buenos padres... ¡y estoy convencida de que tu enano tendría una muy buena vida!

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. Que historia bonita, llena de miedos y temores que muchas pasamos por ellos....besos

    ResponderEliminar
  4. Mary, mi enhorabuena por esos hijos maravillosos que tienes, uno de ellos disfrazado de pocoyó jejeje, una historia muy bonita. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Qué fuerte eso que te han dicho :( las cosas que uno escucha... felicidades por tus pequeños.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Yo tengo un hijo especial. Va al colegio conde creo que Elena trabajaba antes de ir a Francia. Se lo detectaron a los tres años y medio. Tú llorastes 15 días, yo llevo 13 años llorando cuando no me ven y los que me quedan aún. La idea de que será de él cuando no estemos y si le dejamos un buen problema a su hermano es una de las que más me quita el sueño. La otra es cuando me pregunto si podrá tener un futuro normal y ser feliz. En teoría la sociedad dice que estos niños tienen derecho a tal o cual, pero en la práctica muchos les repelen, se burlan, los discriminan, no quieren que sus hijos les toques (se podrían contagiar). Si estos niños son "especiales" por un retraso mental tal vez no sean conscientes de ello y a su manera sean felices. Pero cuando el retraso no es mental sufren mucho por ello y lo único que desean es que se les considere un niño normal y poder jugar con los demás. Mi hijo tiene 13 años y no tiene amigos con los que poder ir a jugar y lo he intentado todo. Ahora empieza ha entrar en la preadolescencia no quiero ni pensar el daño que le puede causar una chica, o su madre. Si os viniera vuestra hija diciendo que sale con un chico así que harias, sed sinceras. Elena debe saberlo, pero se dice actualmente que uno de cada 150 nacimientos puede presentar algun transtorno dentro del espectro autista en mayor o menos media, algunos serán muy acusado, otros menos, algunos diagnosticados, muchos no. En ocasiones la sociedad lo tendría que pensar mejor, uno de cada 150 es una estadística muy grande.

    ResponderEliminar
  7. Me alegro que todo saliese bien! Y a tirar para adelante, la verdad que debieron de ser los peores 15 dias de tu vida, pero lo importante es que todo fuese genial!

    ResponderEliminar
  8. Es una manera de enseñarle a la gente que estos niños se merecen una oportunidad, la gente no deberia decir esas cosas... cada uno sabe lo que quiere hacer con sus hijos, yo respeto ambas posturas pero nunca le diria a alguien que como va a traer al mundo a un niño mal...
    Un beso y enhorabuena por esos pedazo de hijos que tienes :)

    ResponderEliminar
  9. Me he quedado sin palabras, preciosa historia y sin duda una gran lección para aquellas personas que opinan a la ligera sobre alto tan personal como tener un hijo. Besotes!

    ResponderEliminar
  10. Menos mal que no seguistes el "consejo" de la persona que te dijo esa horrible frase. Menos mal que seguistes tu corazon y tu instinto y supistes lo que debias hacer. Menos mal que hay gente como tu que sabe ver las diferencias como algo prometedor. Felicidades por tu familia.

    ResponderEliminar
  11. Yo ya sabía que tenía muchas posibilidades de que mi hijo tuviera un problema, y por eso precisamente no me quise hacer la amniocentesis. Si ya sabíamos que íbamos a seguir adelante, ¿para qué sufrir? Gracias a Dios el problema de mi hijo, en el día a día, no se nota, no le afecta. Y a eso me agarro. No puedo permitirme el lujo de sentarme a pensar si podrá pasar tal o cual cosa. No merece la pena.
    Enhorabuena por esa decisión. Sin embargo, no quiero ni pensar lo mal que lo debe pasar el anónimo de las 13:05. Ya sabemos todas además que, siempre sufrimos más por lo que sufren nuestros hijos que por lo que nos pase a nosotras.

    ResponderEliminar
  12. Mil gracias a todas por los comentarios, me habeis emocionado mucho, y a la mama anónima de las 13:05 le digo que no tire la toalla que seguro que encontrará alguien que quiera jugar con tu hijo aún quedan mas personas buenas de las que nos podemos imaginar te aseguro que si viviesemos cerca tu hijo tendría dos amiguitos uno de casi 9 y otro de casi 4 años animate y adelante con el un beso a los dos.

    ResponderEliminar
  13. Querida Mary cada dia por una cosa o por otra aprendo algo nuevo de tí.
    Es la tuya una historia llena de amor por un ser que aun no habias visto, pero que estaba dentro de tí. Un hijo es lo mas grande que tenemos en la vida y sea como sea nunca se deja de querer, ni de sufrir por él.
    Ese niño es la alegria de la huerta, tiene unos ojos que lo dicen todo y es feliz.
    Los comentarios de personas así mejor no escucharlos.
    Dicen que las madres somos unas fieras cuando se trata de los hijos, y esa fuerza es lo que nos debe mantener siempre.
    Muchos Besos.

    ResponderEliminar
  14. Gracias Olivia por tus palabras la verdad es que despues de pasar por esa mala experiencia me reconforta saber que hay personas como tu y por las que merece la pena seguir hacia adelante.
    Besos guapa

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...