jueves, mayo 03, 2012

¿Hay vida después de los hijos?


Dicen que cuando tienes hijos te cambia la vida completamente, pero ¿se termina?.

Hace una semana me di de bruces y por casualidad en un blog en el que hablaban si se debería renunciar o no a la vida social después de tener hijos.

En concreto, crucificaban a una pareja que tenían como rutina ir a cenar todos los sábados sin su hija, desde que esta había nacido.

A continuación se sumo a la causa un periplo de comentarios en el que quién más quien menos mencionaban a alguien en la misma situación: Una amiga que se había ido de viaje de fin de semana sin su bebé, una vecina que dejó a su hijo para irse de boda,…

Los motivos para estar en contra eran que una vez que te conviertes en madre ya dejas de pensar individualmente, sino como una familia (y es verdad) y por lo tanto todos los planes y salidas han de hacerse en familia y si eso supone adaptarse a los horarios y gustos de los pequeños pues se hace, porque opinaban que somos nosotros los que tenemos que adaptarnos al niño y no al revés (toda opinión es respetable).

Yo no suelo participar en esa clase de cosas, pues es dar vueltas a algo en lo que nunca estaremos de acuerdo, pero me di cuenta de que todos los comentarios eran de madres recientes, que llevaban uno o dos años siendo madres de hijos únicos y creí que mi opinión aportaría algo.

Yo siempre he sido de la opinión de que la vida cuando eres madre no se anula, ni se termina, se adapta irremediablemente, pero es el pequeño el que ha de adaptarse al ritmo familiar (en la medida de lo posible y de lo coherente) y no al revés. Creo que no sería justo para los demás hermanos (cuando los hay) que dejes de hacer de golpe las cosas que solíais hacer antes. Ya visteis que nosotros seguimos yendo al cine, seguimos yendo a patinar o seguimos viajando…

Cuando tienes tu primer hijo no tienes ningún problema en no hacer otra cosa que contemplarlo las horas muertas, ya disfrutaras de tiempo a solas con tu marido cuando el bebé duerma, pero van pasando los años, van viniendo otros hijos y cuando el bebé duerme tú normalmente tienes otros niños que atender y después de eso acabas rendida.

Ellas defendían que las parejas que necesitan irse a cenar a solas es porque no tienen las bases lo suficientemente solida. Yo creo que dedicándole tiempo a la pareja es como construyes esas bases.

Una relación se resiente después de años de no poder hacer nada en pareja “a solas”, porque una relación hay que cuidarla, mimarla y dedicarle tiempo. Las bases ayudaran a que esa relación no se rompa no pero si no se mima no será la misma. No por eso quiero menos a mis hijos o los quiero echar de lado de mis planes. Ellos, los mayores, también hacen ya planes sin mí y no por eso creo que son malos hijos.

Simplemente a veces necesitas hacer un paréntesis y necesitas hacer algo más que ser madre.

Pienso, que además de madres somos personas, mujeres y esposas y hay que tener tiempo para todos y poder actuar en todas nuestras facetas.

No me malentendáis, a mí me encantan mis hijos y me encanta pasar tiempo con ellos pero también me gustan otras cosas como ir al cine, salir de copas con las amigas, viajar e irme a cenar con mi marido y poder hablar tranquilos (por ejemplo). Lo uno no quita lo otro y que me gusten esas cosas no quiere decir que quiera menos a mis hijos. Todo el mundo necesita tener aficiones y hacer cosas que le gusten y a veces eso no incluye al resto de la familia.

Al ser madre he tenido que adaptar muchas de las cosas que hacía antes y que me gustaban porque como es lógico ahora tengo otras funciones más importantes, pero otras las he anulado, aplazado, pospuesto porque no era apropiado hacerlo con bebés, porque no encontraba el momento, porque tenía otras prioridades, por lo que sea. Y lo he hecho con gusto y por decisión propia pero eso no significa que hayan dejado de gustarme. Eso es lo que yo llamo “sacrificios” (igual no es la palabra adecuada).

Y como todavía me gusta hacerlo quiero volver a hacerlo en algún momento cuando crea que es apropiado.

Unas veces me sacrifico yo sin poder ir a la boda de mi mejor amiga o volviendo antes porque se hace tarde y el nene protesta y otras veces se sacrifican los bebes quedándose una noche con la abuela para poder dedicarle tiempo a mi marido y poder hablar sin ser interrumpidos, aunque acabemos hablando de niños.

Igual que otras veces se sacrifican los mayores yendo al parque de toboganes o aburriéndose viendo pelis de dibujos y otras se sacrifican los peques visitando algún museo.

Es como ponerse a régimen cuando te encanta el dulce, lo haces porque es lo correcto y a lo mejor lo que necesita tu salud, pero eso no quiere decir que no lo eches de menos, y que no lo necesites de vez en cuando o que deje de gustarte.

Pero resulta que el régimen acaba y ser madre es para toda la vida.

¿Que significa, que como he decidido ser madre no voy a poder volver a hacer todas esas cosas que me gustan? Yo creo que son compatibles. El que adora leer, puede hacerlo siendo madre pero si lo que te gusta es tirarte en paracaidas, pues no. ¿Ha de dejar de hacerlo? Pero además, ¿de por vida?

Igual vosotras sois de las afortunadas que no habéis echado en falta ninguna de esas cosas o vuestra vida se ha adaptado maravillosamente y no hay cambios o simplemente no os ha importado desplazar vuestra vida por vuestros hijos, pero por supuesto no para todo el mundo es así.

Es muy fácil hablar cuando solo se tiene un hijo y este tiene escasos dos años, cuando todavía nos maravillamos con todos sus logros, cuando su llanto nos suena celestial, cuando lo miramos embobadas mientras duerme, pero ese niño crece y nosotras seguimos “sacrificándonos”.  Cuando tenga 10 años ¿pensaréis igual?.

Yo he nacido para ser madre, pero también he nacido para ser muchas otras cosas, quiero ser una buena profesional, una buena esposa, una buena amiga. No es que cada faceta vaya separada, es que la suma de todas la que hace que yo sea como soy e igual que no puedo dejar de ser madre cuando soy trabajadora, tampoco puedo dejar de ser esposa o simplemente mujer.

Cada uno tiene su manera de educar y de ser madre, muchas veces condicionada porque también cada niño es diferente. Igual el mio se porta de maravilla si lo llevamos a cenar con nosotros a un restaurante y otro en cambio no para de llorar, o al revés. Cada una se adapta lo mejor que puede a los cambios que le supone la maternidad y no por eso es reprochable o criticable. Igual esas parejas necesitan irse a cenar los sábados porque es el único momento que pueden estar solos, o porque tienen que hacer una pausa para poder afrontar la semana con un bebé absorbente o quizás sus pilares no son tan fuertes como los de otros  y sin necesitan dedicarse tiempo, o…cualquier cosa ¿por eso son malos padres? ¿va a tener un trauma ese niño por quedarse los sábados con la abuela o con quien sea? ¿No disfrutará más ese niño a unos padres felices y satisfechos por irse a cenar los sábados que a unos madres nerviosos y estresados y agobiados porqué no pueden hacerlo?.

Es cierto que no tiene porque ser una rutina, pero es que tampoco hay nada de malo en que así sea. Igual lo dejan con la abuela y el niño disfruta de quedarse todos y cada uno de los sábados con ella (y la abuela de su nieto, que también es sano).

Es el mismo caso de las mujeres que critican porque otras dejan al niño en la guardería todo el día para irse a trabajar ¿no se les podría decir que si iban a dejar el niño en la guardería para que lo han tenido? igual que se dice que si no son capaces de sacrificarse y no irse a cenar con su marido ¿para que lo han tenido? Y damos por sentado que no todas trabajan por necesidad, sino porque les gusta, lo necesitan y lo prefieren para su desarrollo personal y profesional que estar en casa con los niños.

Porque también las hay que han estudiado una carrera que les chifla chorropotocientos años y que no quieren dejarla por haber sido madre (que también les chifla) ¿es criticable?.

Pues simplemente trabajan porque les ayuda a sentirse mejor y a desarrollarse en otras facetas no solo como madre igual que se van a cenar con sus maridos o de viaje o lo que sea.

Creo que cada situación es diferente y que no se puede, ni DEBE juzgar sin estar en el lugar de cada uno.
Igual yo podría juzgar a esas madres de ser unas madres absorbentes y sobreprotectoras  y no tendría ni idea de lo que hablo. ¿No es lo mismo?.

En resumen, que igual que cada niño es diferente casa madre también lo es y su manera de aplicar la maternidad y de educar no es criticable ni da lugar a prejuicios porque lo que se persigue al fin y al cabo es el mismo objetivo: Criar a niños felices haciéndolo lo mejor que sabemos, encontrar el equilibrio es lo difícil.


10 comentarios:

  1. estoy de acuerdo, mi vida ha cambiado al tener mis hijos, pero tengo claro que además de madre soy muchas más cosas y que no todo es incompatible! hay algo importante que se debe transmitir a los hijos que es que ellos no son la parte troncal de la relación de los padres sino el fruto. Sino cultivamos una relación con nuestros maridos/mujeres como les vamos a enseñar como son las relaciones? si dejamos nuestras vidas a un lado cuando llegan creo que les estamos mostrando una visión de la maternidad/paternidad sesgada y puede que poco apetecible. Creo que se trata de encontrar un equilibrio, cada uno tiene su lugar y entre todos damos forma a lo que es una familia.

    ResponderEliminar
  2. Hola wapísima !!!
    Muy chula la entrada, pienso complentamente igual. Creo en los espacios y los tiempos, lo demás llega solo.
    Si la pareja está feliz los niños crecerán felices y un pokito de tiempo para nosotras bien genial para encontrar el equilibrio.
    Un besote enorme :D

    ResponderEliminar
  3. Pues no puedo mas que darte la razon. Me parece que nos encanta criticarnos unas a otras, sin saber que hay en el fondo.
    Maaal...
    besos.

    ResponderEliminar
  4. A mí me encanta pasar tiempo a solas con mi chico, nos reactiva como pareja! Aunque lo cierto es que solo hemos hecho 2 escapadas de fin de semana en los casi 2 años que tienen los peques!

    ResponderEliminar
  5. Yo también te doy la razón porque tener un ratito de auseto no te tacha de mala madre. Yo si puedo de vez en cuando salgo a cenar con las amigas, por ejemplo. Es que hay quien se cree más madre porque renuncia a todo, y yo creo que no hay que ser tan extremista...

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo contigo..
    Aplaudo cada palabra.
    felicidades

    ResponderEliminar
  7. Si yo tambien estoy de acuerdo,es mas yo lo hago,intento salir por lo menos una vez al mes con mi pareja solos,y nos viene muy bien ;-)

    ResponderEliminar
  8. Yo también estoy de acuerdo en todo contigo. Hay que hacer vida social (o de pareja simplemente) fuera de casa, y es cierto que unas veces te sacrificas tú (muuuuchas) y otras ellos se quedan con la abuela o el abuelo o la chica o lo que toque y que no se quejen....
    Eso sí, que te de tiempo a cambiar de bolso, o al menos sacar las toallitas, el Arnidol y el chupete de turno, porque si no, como que no se desconecta igual....

    ResponderEliminar
  9. Ojalá hubiera mas mujeres como tu. ültimamente proliferan las madres neuróticas q parece q si no estás todos los minutos y todos los segundos de tu vida con el nene eres mala madre y te tienes q sentir culpable. Pues yo creo q no es bueno n i para ellas ni para el niño, q se acaban creyendo q el mundo gira EXCLUSIVAMENTE en torno a ellos y todo el mundo debe atender inmediatamente sus necesidades y caprichos. Como muy bien dices, el niño debe adaptarse a la vida familiar, no al rvés. Por supuesto, cd son muy pequeños hay q renunciar a ciertas cosas, pero de ahí a convertirlos en la única razón de mi existencia,,,pues no. Esa gente q tanto critica yo creo q en el fondo están amargados y quieren hacer lo mismo, pero por seguir el protocolo maternal q establece la sociedad no lo hacen.

    ResponderEliminar
  10. ole, ole y ole.ni yo podria escribirlo mejor.todo un descubrimiento.elena

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...