martes, junio 18, 2013

El yonqui de los videojuegos

Nunca he estado muy a favor de los videojuegos sobretodo desde que el niño nº 1 empezó a mostrar una "obsesión" por ellos desde que apenas levantaba medio metro del suelo. Si no estaba jugando, estaba pensando en jugar y que esa afición le ocupara tanto tiempo y tanto espacio en su cerebro despertó todas mis alarmas. Por eso, desde siempre, los videojuegos y el ordenador en mi casa están racionados (en tiempo y en contenidos).
Mi marido, que es informático, que se gana la vida con ello y que su profesión empezó el día que su padre le regaló un spectrum "para que no estuviera tanto tiempo en la calle" no está tan en contra como yo.
A él, que le cuesta entender que la educación que recibió no tiene porque tener los mismos resultados con sus hijos puesto que los niños son diferentes. A él, le cuesta entender mi postura de racionamiento pantallil en el que me empeño. Aún así a veces he cedido y cansada de discutir hemos probado otras cosas como darle carta blanca al niño para jugar por eso de que si no está prohibido igual no es tan atractivo, pero no funcionó.

Años llevamos lidiando con un niño que no quiere comprender las normas de internet, que juega  a escondidas, que pone un montón de excusas absurdas cuando le pillamos incumpliendo los límites o los horarios y que gasta muchísima más energía en conseguir esquivarnos que en jugar en si.

Pero ahora, que después de la última "pillada" cumplí mi ultimatum de que se acabó el ordenador para él hasta los restos y le hemos visto pasar "el mono" mi marido ha tenido que darme la razón.

Atrás han quedado las explicaciones de porque no puede poner el despertador para ir a jugar a las 6 de la mañana, porque si le permitimos jugar en linea con sus amigos después de cenar el sábado y lo incumple jugando el viernes, el sábado ya no puede hacerlo, porque ponerle juegos a sus hermanos con la excusa de entretenerles y ayudarles a jugar no es un argumento valido.

Me cansé de hablar con él de que internet es una muy buena herramienta si es empleada con responsabilidad y de manera útil. Para mi era importante que entendiera las ventajas de internet y él solo quería jugar, jugar, jugar y jugar.

El uso que él hacia de internet era:
- Facebook, pero no para hablar con sus amigos sino para jugar a sus aplicaciones.
- Blogs de juegos para mirar trucos y consejos de juegos.
- Youtube, para ver videos de juegos
- Y el top de los top las mismas páginas de juegos en las que jugaba a escondidas.

Nada más. Nunca se le ocurrió buscar ningún tipo de información en la pantalla. Ya no digo buscar las causas de la revolución francesa, sino el horario del cine de la película que quería ver.
El ordenador nunca le sirvió para estudiar, ni mucho menos y a pesar de tener un programador en casa y darle todas las herramientas para que pudiera aprender a hacer algo útil con el ordenador, fracasaron todos nuestros intentos.

Todas las normas que le pusimos, se las saltó, todos los horarios que le pusimos los infringió, toda la confianza que depositamos en él se la cargó.

Así que esta última vez ha sido la última y lo acató todo lo bien que podía acatarlo un chico de 14 años. Los morros bien puestos y esas respuestas airadas de "sí, mamá" que no sabes si podras contenerte a pegarle un capón a un tio que es más grande que tú.

Pero al día siguiente, suponemos que cuando empezó a hacerse a la idea, cuando debió de comprobar que habíamos quitado sus usuarios del ordenador, puesto claves a todas las cuentas y horario a quien pudiera amenazar para sacárselas, el niño explotó.

Y le vimos buscar desesperadamente una salida a un mundo que parecia haberse roto para él. Le vimos llorar porque ya no podría jugar más. Amenazar con irse a vivir con la familia con la que yo no me hablo (la mía) y la que tanto daño nos ha hecho para poder jugar  (suponemos que no solo para hacernos daño, eso queremos creer). Le vimos mirarnos a los ojos y decirnos que hace tiempo que ya no nos quiere (a ninguno), que sus planes, que ya había comenzado, era irse a Mallorca y a nosotros mandarnos algún e-mail de vez en cuando. Le oimos decirnos cosas que ya nunca podremos olvidar.

Ahora que han pasado unos días sigo intentado encajarlo. Él ha cambiado de actitud y le ha dicho a su hermana que se equivocó, pero no consigo olvidar que me miró a los ojos y me dijo que no me queria, sin odio, sin resentimiento, lo dijo sinceramente, por lo menos tan sinceramente como ha dicho muchas veces lo contrario. Que se lo hice repetir en voz alta para que fuera consciente de lo que estaba saliendo por su boca y ni se imutó.

Acabo de darme cuenta de que no conozco a mi hijo, que no se si era verdad o mentira lo que me estaba contando, si hablaba un yonqui desesperado, si hablaba su propio odio, si es solo las hormonas de la adolescencia las que le hicieron hablar así o si lo decía sinceramente y me ha estado engañando todo este tiempo.

Lo que si que es cierto es que tenemos un adicto en casa, un adicto que no reconoce su problema (que es peor) dentro de una sociedad que no le da importancia a estar enganchado a un juego que solo consuma tiempo y no dinero.

Suponemos que si lo que está pasando es un periodo de abstinencia bastará con mantenerle ocupado, y dejar pasar el chaparrón, pero con una persona que no es consciente de la gravedad tendrá recaidas constantemente y si su caracter lo marca su necesidad de jugar estará irritable a todas horas.

Y así estamos, por un lado intentando poner cicatrices a las heridas que me hiceron sus palabras, intentado entender que le mueve a hacernos daño (si son los juegos u otra cosa), intentando comprenderle a pesar de que intentar hablar con él es como darse contra un muro y al mismo tiempo buscando que hacer con él en verano si mandarle a trabajar o a una academia militar a ver si espabila, porque a todo esto, ha suspendido y no tiene ni pajolera ida de hacer con su vida (pero ni una sospecha ¿eh?) ni de que estudiar cuando acabe la secundaria el año que viene. Ya no sabe cuales son sus hobbies ahora que le han quitado los juegos ni que cosas le gustan.
Dice que le gustan los deportes pero dejo basket a la primera que pudo y se niega en redondo a hacer otro deporte, dice que le gustan las plantas pero ni loco lo sacas al jardín,...


El caso es que miro a mi alrededor y todos los chicos de su edad juegan tanto o más que él. Él está tan obsesionado con los juegos porque ha encontrado el grupillo de amigos en el que son todos igual. Se llaman por teléfono y solo les oyes hablar de juegos, después le preguntas "¿y como le va en el instituto a menganito?""¿como lleva rehabilitación fulanito después de la operación?" Y te suelta "no se lo he preguntado" que casi me deja más preocupada.
Quedan para verse una tarde después de clase y solo juegan, se ve con los amigos de Mallorca después de estar meses sin verse y solo juegan.
A cuadros me quedé cuando después de ver hasta donde de "enganchado"estaba le dije que de ir a Mallorca este verano no podría ir a casa de sus amigos. Podría verles, por supuesto, pero quedando en nuestra casa (o donde estemos), en la playa, en el parque, en el cine, que se vayan a tomar una coca-cola por ahí, al centro comercial,...lo que sea pero lejos de una pantalla.
Y va y me suelta que para eso no quiere ir a Mallorca. Es decir, prefiere no ver a sus amigos antes que no poder jugar a los videojuegos con ellos. (La nº 2 todavía se está recomponiendo del shock)

Yo comparo a mi hijo con los hábitos de los demás y no me parece que haga nada fuera de lo normal, pero si lo pienso detenidamente veo que hay sintomas claros de su adicción. ¿Quiere decir eso que los demás también lo son y que sus madres no se dan cuenta?¿Que me estoy volviendo loca y soy una exagerada? ¿O que lo normal ahora es serlo y no hay mayor problema con ello?.

Según la Real Academia de la lengua:

adicción.(Del lat. addictĭo, -ōnis).1. f. Hábito de quien se deja dominar por el uso de alguna o algunas drogas tóxicas, o por la afición desmedida a ciertos juegos.


Supongo que la diferencia entre una afición o una adicción sea precisamente eso "se deja dominar". Desde el momento en que pillo a mi hijo a las 6 de la mañana jugando, que nos miente, nos hace daño conscientemente, amenaza a su hermana, prefiere dejar de ver a sus amigos, venir a cenar con nosotros, salir al jardín o hacer cualquiero otra cosa por quedarse en casa jugando tengo claro que mi hijo  SE DEJA DOMINAR.




14 comentarios:

  1. yo te entiendo perfecentamente.. mi cuñado tiene 16 años, y lo unico que hace es jugar al ordenador.. mis suegros se enfadan, pero a el le da igual, un sabado se levanta a las 8 de la mañana y se pone a jugar hasta la hora de comer, y despues de comer y de cenar sigue jugando( salvo la noxe que sale de fiesta), pero el caso es que no sale mas por que sus amigos son igual.. mi suegros discuten mucho, pero ya lo han dado por imposible.. ahora dice que va a hacer bachillerato.. a ver como lo saca por que estudiar no lo veo studiar nunca..un beso y animo
    PD: vaya tocho jaja

    ResponderEliminar
  2. Hola!

    Yo tengo 31 años, y recuerdo cuando salieron las primeras consolas de nintendo,de los 90, con el juego de Mario Bros, mi hermano y yo, ibamos a casa de unos vecinos que lo tenían, y nos pasabamos la tarde entera jugando. Y nos peleábamos, por ver a quien le tocaba!
    En casa nos regalaron la versión barata de esa consola, con un juego que era una birria, y recuerdo que ibamos al videoclub, a alquilar juegos, y que antes de ir al cole por la mañana, ya jugábamos, cuando volvíamos a comer también, antes de volver al cole a las 3, y cuando llegábamos por la tarde. Mi madre decía que estábamos obsesionados (y de verdad), y es que jugábamos muchas horas. Y yo tendría como 10 años y mi hermano 14. Y es que era algo nuevo para nosotros. Pero luego, seguíamos saliendo a la calle a jugar y demás.

    Luego descubrí los juegos de ordenador, y recuerdo jugar a uno de aventura gráfica, con 17-18 años, y estar mis amigas esperándome para salir de fiesta y decir que no, por que estaba en la final, y quería pasarmelo. Cuando me lo pasé, las llamé y salí con ellas.

    Y hoy por hoy, con 31 años, tengo una nintendo ds, y también juego, y veo foros y youtube, para pasarme las pantallas que se me atascan, por que es muy frustrante, pero también leo, salgo a tomar algo, al cine, a caminar... y aunque haya tenido periodos cuando era una niña de estar enganchadilla, no me considero una adicta. Es otra forma de ocio.

    Por ejemplo, ahora he terminado de comer, y he estado jugando un rato, a uno de plataformas, estilo mario, que hay que ir pasando pantallas,(te lo dejo, para que lo veas http://www.youtube.com/watch?v=rl4NbIbq1K8) pues a veces, que en toda la tarde, (2-3 horas) no consigo pasar de la misma pantalla, y no es que sea adicta, es que leñe, que te maten continuamente, pues fastidia y quieres pasartelo de una vez. Y ya te digo, que hay veces que lo dejo por imposible ;)
    Lo de ir a cenar más tarde, pues también me ha pasado, de estar en medio de una pantalla y querer terminarla.

    Pero lo que te digo, yo lo veo un modo de ocio más. Como el que prefiere quedarse en casa leyendo libros, o viendo pelis o chateando. Está claro, que es mejor que no haga sólo eso, pero creo, que poco a poco, se irá cansando y buscando otras maneras de entretenerse.

    Yo creo que no le deberías dar tanta importancia, por que es adolescente y tiene las hormonas a flor de piel. Que tal vez, el haberse traslado de país, le ha afectado y se siente sólo (o no congenia con sus nuevos amigos)y el modo que tiene de sentirse bien, o reconfortado, es jugando en línea con sus amigos de Mallorca. (Hablo desde la ignorancia).

    Y sobre todo, No hagas caso a sus palabras, por que simplemente, se vió acorralado y escupió su frustación de ese modo.

    No sé si allí existirá, pero en España, hay una carrera, que es diseñar videojuegos. Podíais enfocar su afición, para que sea su oficio. Que sea una motivación y no una obsesión.
    Te dejo el enlace: http://www.esat.es/

    Espero que mi experiencia, te haya servido de algo.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Sigo ;)

    Ampliando lo de enfocar su futuro, a que se dedique a diseñar videojuegos sí le gusta tanto, motivarlo a que estudie Bachillerato Artístico, para aprender a dibujar o algún ciclo relacionado, con la ilustración.

    Es muy joven, y está en la edad ideal (y complicada), para elegir a qué se quiere dedicar.

    Igual simplemente le gusta jugar, pero si está tan dispuesto, a irse a Mallorca, sólo por jugar, creo que es un buen modo de llevarlo a vuestro terreno, y conseguir así que estudie, para poder trabajar en lo que le gusta.

    O incluso, hay otra opción, y es la de trabajar, como probador de videojuegos: "Videogames tester" para lo que se necesita bachillerato y sobre todo, un buen nivel de idiomas, por lo que podríais animarle a que tenga un muy buen nivel de francés, inglés... y poder dedicarse a ello.

    Te dejo los enlaces:
    http://www.gamerzona.com/2011/05/02/probador-de-videojuegos-ea-busca-a-los-mejores/

    http://www.trabajarporelmundo.org/sega-busca-hispanohablantes-para-probar-juegos/

    Me imagino, que lo que realmente quereis que haga, es que destierre los videojuegos de su cabeza, pero... ya sabes lo que dicen: "Sí no puedes cn tu enemigo, únete a él".

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Lo de dirigir su futuro hacia los videojuegos es algo que ya habíamos pensado. Por eso le instalamos varios programas sobre diseño gráfico y no se que más parafernalia que no empleó, solo siguió jugando.
    No creo que sea una fase por venirnos a Francia porque ya era así desde los tres o cuatro años. si que puede que sea verdad que lo necesite más ahora que nunca, no se, no se.

    ResponderEliminar
  5. Yo ahora me dedico al diseño gráfico, pero cuando empezaba a decidir mi futuro, y tenía los programas instalados, no sabía usarlos, y no me motivaba nada. Me apunté a algunos cursos de verano, y ahí ya cambió la cosa.

    Aún hoy, sí no tengo algo preciso para hacer, no me dedico a trastear con ellos.

    Vamos, que aunque tenga los programas, no le ve utilidad.

    Se me ocurre, que ya que tú marido es programador, (no sé sí es posible), crear un videojuego entre los dos, no sé, algo básico, a ver sí le motiva.

    Y es un modo de que aprenda algo, y que se quite el ansia de jugar.

    He visto algo, no sé sí servirá:

    http://www.simplej.com/?q=taxonomy/term/20

    ResponderEliminar
  6. Pues a mí me parece que lo que comenta Ane puede serte de gran ayuda, ojalá tu hijo encuentre la motivación que necesita.
    Y sobre lo que te dijo, entiendo que te haya dolido en el alma, pero en momentos de frustración somos capaces de soltar veneno por la boca sólo por las ganas de dañar...
    Muchos ánimos!

    ResponderEliminar
  7. Hola Elena, siento mucho lo que te está pasando porque puedo ponerme en tu lugar directamente. Lo que te digo con certeza, como adolescente que fui hace más de 20 años, es que tu hijo ha dicho esas cosas para hacerte daño y seguro que ya se ha arrepentido.
    No sé como se cura una adicción, no sé que consejo darte, solo que yo consultaría a un profesional (psicólogo, orientador) y que efectivamente, tu hijo tiene adicción a los video juegos y a mi tampoco me parece sano. Buena suerte, estoy contigo.

    ResponderEliminar
  8. Este hombre hizo una serie de videotutoriales en HD sobre el programa Scratch. Es algo básico y fácil de entender. Y si tu marido es programador, seguro que le sabrá explicar para qué sirve cada cosa:
    http://tejedor1967.blogspot.com.es/search/label/Scratch

    El resumen está en este post:
    http://tejedor1967.blogspot.com.es/2011/05/curso-de-scratch-videos-en-hd.html

    ¿Pensarías lo mismo si fuese un adicto a la guitarra, a la batería, al violín, o a la pintura? ¿Conoces la ley de las 10000 horas?

    Tal vez sea algo pasajero, que no tiene porqué durar para siempre. Aunque viendo el futuro que le espera a las nuevas generaciones, ¿no crees que es una forma de evadirse ante sus problemas?

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que el chico reacciono ante el castigo..si en lugar de un videojuego fuera libros de Harry Potter...nose, yo no soy psicologa, pero ante el cambio de pais e idioma, la edad , las hormonas...son momentos dificiles.
    Tu eres su madre y seguro sabes que es lo mejor para el.
    Animo y fuerza

    ResponderEliminar
  10. Hola Elena, no se si me recuerdas, algunas veces he comentado por tu blog, aunque hace mucho tiempo que te sigo, antes de tener al peque nº 4. Yo tengo un hijo mayor diagnosticado de TGD, te lo pongo porque se que sabes de que estoy hablando. Es más, tengo la ligera sospecha de que tú trabajabas en el cole especializado al que va ahora mi nene. Con mi hijo he tendio muchas movidad y aún tengo algunas. Este año ha tenido algunos momentos apocalipticos. Mi mayor tiene ahora 14 y medio, vamos que nuestros mayores son muy parecidos en ciertas cosas. El numerito que me cuentas lo he pasado, varias veces, demasiadas para mi gusto y el de la familia. Acabas con el corazón partido por el suelo y el alma hecha trocitos. Durante unos días estas sin ganas de hacer nada casi sin ganas de vivir. Te sientes que has fracasado en todo, que todo lo has hecho mal. Empiezas a plantearte porque decidistes tener un hijo en lugar de comprarte un perro. Todo te es igual y vas vagando durante unos días como si fueras un espectro deshubicado. Es un dolor muy agudo y muy intenso que te desmonta completamente. Yo estoy pensando que cuando ocurre eso es la pre-adolescencia y me da pánico casi pensar en la adolescencia que me puede esperar. Sólo puedo decirte que al final Terremoto se da cuanta de lo que ha hecho y se recupera, deja de mirarte con ojos de odio, de psicopata por una negación a algo, generalmente una chorrada que enciende la mecha. Tu también lo olvidas y vas recogiendo los trocitos de tu corazón y de tu alma y los pegas con pegamento, celo y tiritas. Lo que me funciona a mí es mucho dialogo, hablar con él y también escucharle, preguntarle y llegar a unos acuerdos.
    Si la situación os sobrepasa recure a una ayuda externa.
    Por lo que se refiere a los juegos... no se que decirte, no me parece muy sano pero tampoco soy la mejor persona para acosejar en eso. Si no se corrigió de pequeño ahora va ha ser muy dificil. Hay que valorar muchas cosas. Si como te sugieren consigues enfocar su obsesión a algo productivo sería lo ideal, pero no se... yo intentaría asesorame, por el bien de todos.
    Habla con la niña número 2. Cuando los hermanos presencian situaciones como esta se asustan mucho más que nosotros y no lo entienden. Creo que necesita un poco de comprensión y apoyo de vuestra parte para no acumular miedo o incertidumbre.

    ResponderEliminar
  11. Hola,
    Gracias a todos por vuestros comentarios. Me ayudan mucho a ver las cosas desde otro punto de vista y buscar una posible solución.
    Algunos me preguntáis si pensaría lo mismo si en vez de videojuegos hiciera eso mismo con la guitarra o con Harry Potter y la verdad es que si, yo me preocuparía igual si dedicara las mismas horas y la misma energía y tuviera la misma obsesión por cualquier otra cosa. Imaginaros...no es solo que se pasase el día leyendo a Harry Potter (al que adoro), por ejemplo, es que mentiría para poder hacerlo, todo lo que hablase con sus amigos sería sobre eso, se despertaría más pronto de lo necesario por las mañanas y lo primero que haría sería eso....sí, yo me preocuparía igual.
    Tampoco creo que sea algo circunstancial por estar en Francia o porque ha llegado a esta edad tan difícil porque ya teníamos estos problemas antes de venirnos y a los 10, a los 8, a los 6,...supongo que es así y no hay mucho que podamos hacer. Sí que puedo llegar a entender que ahora se refugie más en eso cuando antes tenía otras aficiones que le ocupaban y ahora no.
    Hemos optado por seguir la estrategia de que no tenga opción de jugar pero al mismo tiempo darle alguna herramienta informática para que aprenda a sacarle partido e intentar motivarle por ahí (mi marido me ha hablado de algo llamado rashberry pi) y este verano intentaremos ocuparle todo el tiempo posible con ingles, repaso, tareas en casa, pero también apuntándole a la piscina municipal, a la biblioteca y a todo lo que se nos ocurra a ver si suena la flauta y en alguna de estas actividades encuentra una nueva afición o incluso una nueva mitivación de cara al futuro. Ya veremos.

    ResponderEliminar
  12. Vaya Elena, lo siento, no suena precisamente agradable. Lo que si te puedomdecir, es que no creo que sintiera verdaderamente lo que dijo. Yo no he tenido ninguna adicción, solo el "llegar un poco más tarde", y por ese motivo fui capaz de soltarle verdaderas lindezas a mi madre (y te aseguro que a los diez minutos ya estaba arrepentida, aunque mi orgullo adolescente me impidiera reconocerlo).
    Por lo que cuentas yo veo la adicción muy clara, y sinceramente creo que la solución es llevarle al psicólogo. Sé que no es fácil, porque ya no es solo que no acepte que tiene un problema, sino que imaginando que no lo tuviera, quiera hablar con alguien extraño. Supongo que algún tipo de chantaje puede funcionar.
    Os deseo suerte, y a ver si es capaz de animarse con todas esas actividades a las que le habéis apuntado. Espero tener buenas noticias tuyas pronto.
    Por cierto, como te ha dicho alguien, habla con la niña número dos. No dejes que vuele su imaginación sin saber por donde va.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de hablar con un psicólogo es algo que nos hemos planteado, por supuesto, pero es que este niño mio tiene la mala costumbre de decirle a todo el mundo lo que quiere oir por evitar conflictos o porque le dejen en paz, así que me temo que llevarlo a un psicólogo si el no es capaz de admitir que puede ayudarle sería un poco tirar el dinero.

      Y lo de hablar con la niña nº 2, ella estaba presente, no es que no sepa de que va al historia, es solo que pese a ser menor tiene las cosas más claras y no podía entender como prefería no ver a sus amigos por poder jugar. Pero gracias por los consejos, los tendré en cuenta.

      Eliminar

  13. Hola Elena,aniño en las dificiles circunstancia que atravesais...

    La situacion que planteas es un problem no solo por el numero de horas que le dedica,lo es sobre todo por que interfiere de forma negativa en todos los ambitos de al vida cotidiana: sueño,habitos de estudio y ocio,relacion con familia e iguales....

    Desde ahi no habla ni se compeota un chaval de 14 años ,sino una persona que se ha estructurado en torno a un unico interes....

    Teneis y sois una familia potente y conseguireis sacarle de la situacion que tiene.Pero tardara años en a gradeceros lo que vais a hacer por el ,ahora solo ve que le arrebatais lo que le importa.

    le sacareis de la situaion como a un bebe reestructurando habitos y horarios de base,dormir come,jugar,aunque sea aprender a aburrirse ,como a los peques....ANIMO

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...