lunes, julio 08, 2013

Cambios, cambios, cambios

Todo empezó hace un par de días cuando mi marido me sugirió que para trabajar este verano, con tantos niños gritando y corriendo por la casa (porque sí, en mi casa los niños gritan y corren todo el rato y parece una casa de locos más que un hogar) le iría mejor instalar su despacho en nuestro cuarto en el piso de arriba para poder "aislarse" más.
No es la primera vez que compartimos dormitorio y despacho en la misma habitación pues nuestra familia ha ido creciendo rápidamente y cada vez hemos necesitado más habitaciones para convertirlas en dormitorios.
Él siempre presume de que en realidad no necesita mucho espacio, que con una mesa y una estanteria para sus papeles se apaña.
Ese pequeño cambio de llevar una mesa a nuestro dormitorio nos supuso que le quitaramos su estanteria a los niños (que antes era nuestra) para que él pudiera utilizarla. Eso nos dejó mucho espacio en la habitación de los peques y decidimos cambiar la distribución de los muebles.
Como necesitaba una algún sitio para guardar lo que antes guardaba en la estantería les instalé el zapatero de la entrada (otra estancia de cambios).
Y claro, ahora teníamos una habitación vacía así que hemos decidido emplearla como "cuarto de juegos" a ver si así los juguetes dejan de estar esparcidos por todas partes y nos atrevemos a comprar una tele.
Rauda y veloz me fui al Ikea (al que adoro) a comprar muebles jugueteros para guardar la cantidad de juguetes que saqué de su habitación y con un poquito de aquí y un poquito de allá nos ha quedado un cuarto la mar de mono y que a los nenes les encanta.
También las estanterías que había en el despacho con la colección de películas del señor marido había que ponerla en algún sitio y claro, en el cuarto de juegos durarían 3'4 segundos antes de que las fiera aprendieran lo divertido que es sacarlas y tirarlas por el aire. Así que se fueron al comedor y otra vez a mover muebles, jejeje.


Pero no creáis que acaba ahí la cosa. En medio de todo mi locura cambia-muebles (en pleno julio, que ya me vale) se me ocurrió meterme en el cuarto de la niña nº 2 y también cambiamos todos lo muebles, quitamos juguetes, cajas y cuadros infantiles y lo decoramos ya para una niña mayor (o como mínimo preadolescente, que no me queda nada).
Además heredó nuestra tele y después de meses sin poder verla se metió en su nueva habitación y aún no ha salido.


Al del niño nº 1 aún no me he metido, pero todo se andará.



4 comentarios:

  1. Te ha quedado genial! Mi reino por un cuarto de juegos!!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. vaya cuarto de juegos mas chulo te ha quedado!!! yo de peque tenía uno y pasaba las horas allí!

    ResponderEliminar
  3. jolín si que está chulo, con tanta inspiración la del niñor nº 1 saldrá como de revista!!

    ResponderEliminar
  4. qué bien...se ve bonito y lo mejor, Elena, es que seguro que has aprovechado para hacer limpieza, ¿verdad? Qué ordenada eres, salá.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...